¿Qué es la sucesión hereditaria? Esquema y puntos clave.

Pese a ser una materia muy densa, el proceso civil para es largo y caro, con lo que desde IurisMed aconsejamos que se valore acudir a mediación.

La sucesión puede ser testamentaria o mortis causa, y el ámbito donde se regula es la jurisdicción civil ordinaria (no propiamente de familia), se tramita en el Juzgado Civil de Primera Instancia.

El procedimiento es muy similar al de liquidación de la sociedad de gananciales, aunque este sí se realiza en los juzgados de familia.

En primer lugar, debe distinguirse la sucesión inter vivos de la sucesión mortis causa, la primera es una sucesión en la titularidad de los bienes. La segunda puede ser, además:

-Universal: sobre toda la masa hereditaria (apareciendo la figura del heredero)

-Particular: sobre un bien en concreto (aparece aquí la figura del legatario)

La sucesión a su vez puede ser voluntaria (cuando existe testamento), legal (siguiendo el Código Civil cuando no hay testamento o este no es válido) o forzosa (nos referimos a las legítimas que aparecen en el código civil).

En la sucesión legal el orden de llamamiento es el siguiente: descendientes, ascendientes, familiares colaterales.

Brevemente mencionaremos la figura del heredero forzoso, aquel que recibirá la legítima, que a tenor del artículo 806 del CC es La porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos. El grado de parentesco más próximo excluye al más remoto (por ejemplo, un nieto no puede heredar si existen hijos vivos, en cambio, si fallece un hijo sí heredaría el nieto), La herencia se reparte por cabezas y estirpes, en caso de que fallezca el heredero por cabeza se da el derecho de representación. Importante es también la figura del heredero indigno, aquel que no va a participar de la herencia si se cumplen los requisitos del Código Civil.

Las fases de la sucesión son:

1. Fallece el causante y se abre el proceso.

2. Se llama a heredar a las personas con derechos sucesorios (vocación)

3. Estas aceptan o no la herencia (delación)

4. Quien acepte se convertirá en heredero.

5, Designados los herederos, se pasa a la adjudicación y si procede a la partición.

En la fase de inventario se determina lo que entra y lo que no en la herencia o masa hereditaria, los conflictos no surgen tanto en saber lo que entra sino en su valor. La valoración de los bienes se realiza con un contador partidor, profesional que cobra, con lo que en la mediación saldría mejor de precio. Hecha la tasación hay que proceder a la división por lotes, es este momento es muy importante negociar para cuadrar valores, la ley indica que el que reciba más está obligado a compensar con el exceso de adjudicación, aspecto que también es negociable.

 En cuanto a la distribución, debemos tener en cuenta: 

Si nos encontramos ante una sucesión intestada, el orden a seguir para la sucesión es el siguiente:

1- Parientes en línea directa descendente: hijos, nietos etc.

2- Si no hay descendientes, ascendientes

3- A falta de ascendientes, cónyuge.

4- Si no hubiese cónyuge, parientes en línea colateral.

5- Si no hay nada de lo anterior, el Estado.

En estas etapas los intervinientes tienen derechos y obligaciones determinadas por la ley. Es importante atender a la legislación foral sobre la materia, ya que a menudo hay diferencias entre el código civil estatal y los autonómicos.

En el siguiente enlace puede acceder a la página de Hacienda Pública, al impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.