Ventajas de la mediación mercantil

En el entorno mercantil la mediación resulta muy útil porque en las organizaciones empresariales suelen aparecer discrepancias y conflictos entre el personal y los departamentos, así como con clientes, proveedores y otras esferas relacionadas con la empresa.

Lo que busca la mediación mercantil es crear un ambiente de armonía, tanto dentro de la empresa como en las relaciones externalizadas. La medicación crea una cultura de colaboración dentro de la empresa para la zona interna de la misma y para la periferia, en su relación con otras entidades.

Las ventajas más importantes son:

-Se satisfacen los intereses y se salvaguardan las relaciones entre las empresas

-Ofrece ventajas en la resolución de conflictos frente a otros métodos

-Se ahorran costes y recursos, permitiendo resolver la controversia en poco tiempo, evitar los tribunales es una forma de economizar en el tiempo. Además, los servicios de la mediación tienen el compromiso de igualar las partes para que lleguen a una solución al problema y, sobre todo, que se alcance sin dilaciones.

Se centra en la cooperación (ganar-ganar). Tratándose de un proceso lleno de creatividad, es decir, de diferentes peculiaridades y diferentes ritmos que cada mediador irá estableciendo las distintas pautas a seguir para la consecución de la pretensión: el acuerdo y mantener las relaciones.

Algunos ejemplos de la mediación mercantil son:

• Cuando surgen problemas en el retraso de un pago.

• Por un material defectuoso.

• Por un problema entre franquiciador y franquiciado.

En el siguiente enlace el abogado y mediador especializado en Empresa y Mercantil, Javier González Espadas explica 3 casos de mediación empresarial en los que ha mediado:

– Mediación Societaria,

– Mediación Bancaria y

– Mediación en Fusión de Empresas.

Caso de Mediación Empresarial usando el Método Harvard, Por Jessica Flores

(Extraído del Diario de Mediación)

El Método Harvard en Mediación parte de las posiciones en las que se hayan las partes del conflicto y va en busca de los intereses de éstas para lograr un acuerdo. Caso de Mediación Empresarial con Antonio Tula 

El Método Harvard en Mediación es uno de los más extendidos dentro de la profesión. En esta simulación se aborda un caso real de Mediación Empresarial en la que dos empresarias de la industria de la moda están en disputa. Con la ayuda del mediador internacional, Antonio Tula, se trabaja para llegar un acuerdo en el que queden conformes ambas partes.

En el caso real hay dos partes en conflicto: María y Tamara, dos socias que no llegan a un acuerdo respecto a la gestión de la empresa de la que ambas tienen acciones. Por una parte, Tamara es una empresaria que ha comprado el 60% del negocio y quiere comprar el resto del mismo a María. Sin embargo, María no está dispuesta a vender su parte por la cantidad que le ofrece Tamara. Además, no quiere desvincularse de su empresa, ya que fue una de las creadoras y para María existe un gran valor emocional. 

Para poder llegar a una solución, Antonio Tula trabaja con las dos empresarias de forma conjunta para conocer sus posiciones actuales. Además, durante el proceso de mediación, decide aplicar la técnica del caucus. Ésta consiste en reunirse individualmente con las partes para conocer los intereses que hay detrás de sus posiciones. Tras esto, intentará que los intereses de ambas lleguen a un punto común.

Método Harvard en Mediación

El Método Harvard en Mediación es también conocido como modelo tradicional-lineal. Éste se basa en conocer los intereses de las partes para llegar a un acuerdo. 

Se parte de una fase en la que las partes envueltas en el conflicto dan a conocer su posición. En el caso del vídeo, María y Tamara asisten a una sesión con el mediador en el que dan a conocer esta posición. 

Tras esto, se busca conocer los intereses de las partes. Conocer sus razones, deseos y temores, con el objetivo de superar la postura binaria en la que las partes solo tienen en consideración su posición. El mediador trabaja para que las partes expresen: ¿por qué y para qué desean eso?; ¿qué les impulsa a esa situación?; ¿cuáles son sus expectativas, deseos, necesidades o temores?. Se fomenta una comunicación lineal entre los mediados, mediante la utilización de preguntas abiertas. 

En definitiva, se trata de un proceso estructurado en el que hay que indagar en los intereses y ver si se enriquecen las posibilidades negociables. Con le objetivo de poder llegar a un acuerdo y tenga éxito la mediación. El mediador actúa un facilitador de la comunicación. 

Antonio Tula 

Antonio Tula es abogado, experto en métodos alternativos de administración de conflictos. Actualmente trabaja en el Poder Judicial de la provincia de Mendoza (Argentina). Cuenta con un bagaje profesional en mediación de más de 20 años. Además, trabaja como docente en Redes Alternativas. La cual se dedica a la capacitación; diagnóstico; planificación diseño y ejecución de Estrategias para la Administración de Situaciones de Conflictos en contextos de instituciones públicas y privadas. 

Obtenga más información accediendo a los artículos publicados en nuestra página